Contenido

8.4.92

CENSURA, ORDEN DEL DÍA EN PERÚ


Los fusiles Falk de los diez soldados en traje de combate apuntan hacia el cielo en el patio posterior del diario La República, en el centro de Lima. Un oficial armado con una subametralladora ordena inspeccionar las recámaras de los fusiles. Es la una de la tarde y un sol calcinante cae sobre las cabezas de los militares que comienzan a caminar en hilera hacia la puerta metálica que da a la Avenida Tamaná. Allí los espera un microbús que permanece inadvertido entre los demás vehículos estacionados en el lugar. Un letrero escrito a la carrera sobre un pedazo de papel periódico parece despedirlos desde la pared: Fuera los militares de las redacciones .

Una escena similar ocurre casi a la misma hora en otros medios periodísticos de la capital peruana. Varios minutos antes la radio había anunciado la decisión del presidente Fujimori de retirar al Ejército de los medios de comunicación.
Cadenas de televisión, emisoras, revistas y periódicos permanecieron copados por efectivos militares y de Policía desde poco antes que el presidente Fujimori anunciara el cierre del Congreso.
Una hora antes de que los soldados abandonaran el edificio de cinco pisos del diario La República, Enrique Zileri, director de la revista semanal Careta, dijo durante una rueda de prensa que la decisión del Presidente viola todos los principios constitucionales y debe enmendar ese camino . Asimismo calificó de grotesca la acusación que pesa contra el periodista de esa publicación, Gustavo Gorriti.
Gorriti, un experto en el tema de Sendero Luminoso, fue detenido por poseer documentos secretos de las Fuerzas Armadas. Eso es normal en un periodista que se dedica a la investigación , dicen sus colegas. Gorriti fue liberado luego tras los buenos oficios de la embajada de España.
La sede de Careta permaneció clausurada desde la noche del domingo hasta el mediodía del martes, cuando un grupo de periodistas logró rebasar el cordón policial y citar a una conferencia de prensa. Sin embargo, varios policías y dos soldados cubiertos con pasamontañas de color negro, vigilaron la entrada a prudente distancia, junto a un vehículo militar estacionado en la Avenida Emancipación.
Un aplauso y los gritos de libertad, libertad... libertad!... , estallaron en el pequeño cuarto donde se realizó la rueda de prensa, en medio del sofocante calor, cuando Enrique Zileri tocó el tema de Gorriti. Clausuradas revistas Hasta el momento no se conoce de ningún otro periodista detenido, pero se han denunciado atropellos por parte del Ejército y la Policía contra los reporteros que el lunes intentaron llegar hasta la casa del presidente de diputados Roberto Ramírez del Villar, quien se halla bajo arresto domiciliario en el sector San Isidro.
Algo similar ocurrió con dos periodistas del diario El ComercioAntena Uno, la cual permanece clausurada.
Vehículos y efectivos militares en traje de combate, evitaron esta mañana el ingreso del personal de la revista política Sí e impidieron tomar fotografías del edificio acordonado.
Justo Chaves, decano del Colegio de Periodistas del Perú, dijo en entrevista telefónica que los redactores de la revista Sí laborarán en la sede de esa organización.
El semanario Cambio, que en su última edición tituló en carátula Otro escándalo de los Fujimori en el Japón , también se halla clausurado, al igual que la revista El Callao y los programas radiales y televisados de opinión.
El lunes a las 6 de la tarde dice un taxista se oyó una voz que les dijo al aire a los periodistas de radio Antena Uno, señores, tienen que retirarse. Hubo murmullo de voces y luego la emisora se silenció .
Algunos periódicos, como La República y El Nacional, salieron este martes con espacios en blanco debido a la censura impuesta por los militares que revisaron la labor de los periodistas y el montaje de las páginas. Lo mismo, aunque en mayor magnitud, ocurrió el lunes. La presencia de los militares fue justificada por el Gobierno como una medida para prevenir atentados terroristas.
Esa situación fue común en los 15 diarios que circulan en Lima, los ocho canales de televisión y las casi 200 emisoras.
Todos los medios de comunicación han divulgado durante todo el día las encuestas de opinión realizadas por particulares en las últimas 24 horas que le dan a Fujimori un apoyo superior al 70 por ciento en la decisión de clausurar el Congreso y reorganizar la justicia.
La prensa en general, aunque acepta que existe corrupción, no está de acuerdo con el mecanismo utilizado por el presidente Fujimori. El diario El Expreso señala que Fujimori es un presidente constitucionalmente elegido que opta por la inconstitucionalidad .
Agrega que el mandatario se ha metido en un callejón jurídico sin salida. Por su parte, El Comercio, el principal rotativo del país, dice en su editorial que las medidas del presidente Fujimori afectan la reinserción del Perú en el esquema financiero internacional, del cual quedó aislado durante el gobierno de Alan García (1985-90). Al tiempo, esa publicación reclama el regreso al orden constitucional.
Sorpresivamente, a las 12:47 de la tarde el Presidente llegó a la sede de El Comercio. Lo acompañaba el presidente del Comando Conjunto de la Fuerza Armada y comandante general del Ejército, general Nicolás de Barí Hermoza Ríos. Se reunió brevemente con los directores y el gerente general a quienes les prometió respetar la libertad de prensa. Preocupación de Grupo de Diarios América Bogotá El recién creado Grupo de Diarios América (GDA) expresó ayer su preocupación por las medidas impuestas en Perú contra la libre actividad periodística, tras los hechos del domingo por la noche protagonizados por el presidente Alberto Fujimori; asimismo, manifestó que confía en una rápida rectificación.
El texto del mensaje es el siguiente: Ante los acontecimientos producidos en el Perú, los miembros de Grupo de Diarios América expresan su preocupación por las medidas de censura y de impedimento de la libre actividad periodística en ese país.
Esta asociación confía en una rápida rectificación de hechos que tan gravemente afectan la libertad de la prensa peruana. Advierte también sobre el riesgo de que situaciones de esta naturaleza puedan extenderse en un continente que, salvo contadas excepciones, y la más notoria de ellas, la de Cuba, parecía liberado de sometimientos de la libertad de expresión.
Nuestros diarios hacen llegar su solidaridad a los colegas del Perú y, en particular, a El Comercio , de Lima, decano de la prensa peruana y miembro activo del Grupo de Diarios América.
Firman La Nación , de Buenos Aires; El Mercurio , de Santiago de Chile; El Comercio , de Quito, y EL TIEMPO, de Bogotá.
Publicación
eltiempo.com

Fecha de publicación
8 de abril de 1992

Autor
JOSE R. NAVIA

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-87937