Contenido

21.6.12

Fortalecer relaciones políticas con el mundo, el objetivo de EE.UU.


Así lo explicó Mike Hammer en una entrevista para el Grupo de Diarios América (GDA).

En medio de un agitado cambio de escenario en todo el mundo, en el que la hegemonía de Estados Unidos ya no es lo que era antes, donde Europa lucha por evitar el hundimiento de su proyecto en las costas de Grecia o España, y donde China pisa con paso firme en Latinoamérica, la administración de Barack Obama ha decidido que ha llegado el momento de dar un golpe de timón para reconducir sus relaciones políticas y económicas con todo el mundo:
"Para que nosotros tengamos una influencia importante en el mundo, tenemos que empezar por tener una economía fuerte aquí", aseguró Mike Hammer, subsecretario de Estado adjunto para relaciones públicas en una entrevista con el Grupo de Diarios América (GDA), que le ha permitido dar el pistoletazo de salida a una iniciativa que busca promover el desarrollo de Estados Unidos y sus aliados a través del comercio y las inversiones en todo el mundo.
Tras el fin de la guerra en Irak y el repliegue de las tropas de sus tropas en Afganistán hacia fines del 2014, Estados Unidos revisa sus prioridades en todo el mundo. La necesidad de acomodarse a las dinámicas y desafíos que surgieron tras el fin de la Guerra Fría, animan hoy a la más poderosa y extendida diplomacia del planeta a tratar de contener el avance de potencias como China y reconducir una agenda de cooperación y desarrollo que, durante demasiado tiempo, ha puesto un mayor énfasis en la seguridad para combatir las amenazas del terrorismo y el crimen organizado internacional:
"Tenemos que reconocer en qué punto de la Historia nos encontramos. En Latinoamérica ha habido un desarrollo tremendo de las democracias. En los últimos 15 años, 56 millones de personas en el hemisferio han entrado a la clase media. Este avance ha creado mayores oportunidades para la estabilidad, para del desarrollo y para la libertad y nosotros queremos ser parte de ello.
"Queremos seguir con nuestras buenas relaciones con todos los países del Hemisferio y crear un ambiente en el cual podamos cooperar en los retos y desafíos que enfrentan nuestros pueblos. Por ello el enfoque debe ser más económico", aseguró Hammer al insistir que ello no excluye la continuidad del apoyo de Estados Unidos a todos sus aliados en el hemisferio para garantizar su seguridad:
"Tenemos que seguir apoyando a las instituciones democráticas y seguir prestando atención a los temas de seguridad, lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y el crimen. Son temas que seguiremos tratando muy a fondo y con un espíritu de cooperación.
"Pero lo que necesitan nuestros ciudadanos son oportunidades económicas y de desarrollo y la libertad de poder expresarse y vivir en paz y tranquilidad".
Mike Hammer es un diplomático que conoce bien el alma latina. Apasionado del fútbol soccer, expedicionario de la realidad en el hemisferio desde sus años de juventud y con un dominio del español que le convierte en un funcionario practicamente inmune a las barreras culturales con Latinoamérica, se ha convertiudo en un interlocutor de excepción.
¿Estados Unidos no llega un poco tarde para tratar de recuperar el terreno que le ha ganado China en todo el hemisferio?, se le pregunta.
"No. No creo que estemos llegando tarde. De hecho, durante mi carrera de 25 años, siempre se ha hablado de la necesidad de promover el libre comercio y de hacer avanzar los intereses económicos de Estados Unidos..."
¿Pero insisto, no les preocupa el peso y el avance cada vez mayor de China en Latinoamérica?
"No. Nosotros sabemos muy bien que es un mercado muy competitivo y tenemos mucha confianza en la capacidad de nuestras compañías, de nuestra economía, de nuestra sabiduría, de nuestra capacidad de innovación para seguir siendo líderes mundiales en el terreno económico.
"La realidad, ciertamente, es que hay mucho crecimiento en China. Eso es algo que se reconoce y, mientras ellos respeten las normas internacionales de libre comercio, nosotros vemos bien la libre competencia. No le tememos a nadie. Pero que sea una pareja, una competencia en un campo nivelado", dijo Hammer en alusión a una potencia que supera los 180 mil millones de dólares en exportaciones al año y que ha sido denunciada sistemáticamente por sus prácticas desleales.
"Nosotros vemos el mercado de Latinoamérica como algo sumamente importante. Es nuestro mayor mercado de exportación. Por eso queremos promover aún más el comercio y las inversiones", insistió.
¿Hasta que punto sus esfuerzos por relanzar una nueva diplomacia con énfasis en el ámbito económico no se van a ver obstaculizados o comprometidos por sus desencuentros que ha mantenido en el hemisferio con el bloque de países que ya son potencias regionales como Brasil, o los que integran el grupo del ALBA?
"Yo no lo creo. Históricamente siempre habrá desacuerdos entre ciertos países. Va a haber cambios de gobierno. Va a haber diferentes perspectivas y aptitudes. Lo que el presidente Obama y la Secretaria Clinton han vislumbrado es una nueva era para trabajar con los países interesados como nuestros socios porque, al final del día, los ciudadanos del hemisferio quieren ver más oportunidades económicas.
"¿Que hay desacuerdo, sí, es cierto. Y me imagino que continuarán con respecto a algunos países que no ven las cosas exactamente igual. Pero, históricamente, el modelo económico que nosotros hemos seguido ha sido extremadamente exitoso. Ha generado empleos y riqueza y otros modelos no han logrado el mismo nivel de éxito.
"Siempre va a haber diferencias de opinión. Eso esta bien. Y los países que quieran trabajar pues bienvenidos y estaremos ahí. Y con los que no, pues siempre podemos hablar de los desacuerdos sin ningún problema".
¿En el caso específico de Argentina, hasta dónde que perjudican la relación comercial entre ambos países las medidas del gobierno argentino que restringen las importaciones?
"Nosotros queremos que, con cualquier país y en cuestiones de comercio, se respeten las normas internacionales. Y si hay medidas que se están tomando que desanimen la inversión y vayan en contra de las normas internacionales, es muy preocupante".
Durante la próxima cumbre del G-20 en México la crísis de la deuda europea va a ser un tema que va a dominar el encuentro. ¿No les preocupa que la crísis de la zona euro vaya a frustrar esta iniciativa de EU para relanzar sus relaciones económicas y comerciales con todo el mundo?
"Bueno ciertamente ahora enfretamos una crisis complicada en Europa. Y por experiencia, sabemos que el G-20 es un foro muy útil que ya nos permitió consensuar medidas en el 2008 para hacer frente a una crisis financiera muy seria, mucho más profunda. Hoy enfrentamos otra crísis y Estados Unidos se mantiene en permanente contacto con los distintos gobiernos implicados para ver cómo se soluciona esta situación porque no cabe duda que hoy estamos interconectados hoy y lo que afecta a uno afecta a todos. 
"Por ello, independientemente de las soluciones que tome cada país, lo que es cierto es que si le va bien a Estados Unidos con ésta iniciativa que estamos lanzando, pues creemos que tendrá un impacto positivo en otros países".
J. Jaime Hernández
El Universal, México
GDA
Publicación
eltiempo.com