Contenido

6.5.18

Odebrecht, la historia de sobornos que salpicó a América Latina



Salió a la luz en 2015 y, tras la confesión de la empresa ante la Justicia de los Estados Unidos, transita el camino de las multas y penalidades; hoy lucha por seguir operando

Grupo de Diarios América (GDA)*

Un documento del departamento de justicia de los Estados Unidos confirma que Odebrecht pagó aproximadamente $788 millones de dólares en sobornos asociados a mas de 100 proyectos en 12 países: la Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú, Venezuela y en África, Mozambique y Angola. Así estalló un escándalo a nivel internacional, pero sobre todo regional por la magnitud de las cifras.
Consultada la empresa, ésta responde que “Odebrecht está colaborando con la Justicia de Brasil y de los países en los que actúa. Ya ha reconocido sus errores, pidió disculpas públicas, hizo acuerdos de colaboración con las autoridades de Brasil, Estados Unidos, Suiza, República Dominicana, Ecuador, Panamá y Guatemala, y está comprometida a combatir y no tolerar la corrupción en ninguna de sus formas”.
Pero no es tan sencillo. “El caso de Odebrecht ha probado que había un esquema de corrupción que trascendía las fronteras de un país y fue una mancha de aceite en todo el continente y en dos países de Africa. Lo que se ha demostrado con este caso en la región es que hay poca colaboración para investigar, que hay poca armonización de la legislación entre los países. Si esto se solucionase, las causas avanzarían de manera mucha mas veloz”, dice Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparencia Internacional. 
Otro tema polémico relacionado con el caso es que no hay acuerdo y sí mucha discusión sobre si la empresa puede o no seguir operando. El modelo de los Estados Unidos y también de Panamá son prágmáticos: se paga una multa y se sigue adelante, priorizando el empleo. Pero “no existe un único modelo en la región”, dice Ferreira Rubio. “En otros países no es admisible. Pero esto depende de la legislación”.

Multas, penalidades, demoras

Aunque los sobornos no fueron a ciudadanos estadounidenses ni se produjeron allí, se considera un delito que una empresa que cotiza en la bolsa de ese país pague sobornos a funcionarios extranjeros y también que se utilice su sistema financiero para delinquir. Por eso la constructora brasileña también debió pagar multas a los Estados Unidos y a Suiza, por donde también pasó el dinero, además de a los países donde efectivamente se produjeron los sobornos.  
Mas allá de estas multas el caso tiene distintos avances o desenlaces, según lo estipulan las autoridades locales.

Brasil: Odebrecht recién se convirtió en blanco de la Operación Lava-Jato en 2015, un año después del inicio de las investigaciones. El día 19 de junio de aquel año la Policía Federal prendió al presidente de la compañía, Marcelo Odebrecht. Fue una de las principales acciones de la fase 14 de la operación, con base en declaraciones de delatores beneficiados por la colaboración premiada.
En una de ellas, el ex director de Petrobras, Paul Roberto Costa, relató haber recibido de la compañía US$ 23 millones en una cuenta en Suiza. La principal acusación es que la empresa había participado del cartel de contratistas para ser beneficiada en obras públicas. El avance de las investigaciones –incluso con la delación de 77 ejecutivos del grupo- reveló que la empresa tenía hasta un sector responsable de organizar el pago de coimas, llamado Departamento de Operaciones Estructuradas. El sector movió US$ 3400 millones entre 2006 y 2014 para abastecer la caja de las campañas electorales en Brasil y pagar coimas en el país y en el exterior, según declaraciones de ejecutivos.
Hoy las investigaciones relacionadas al esquema que involucra a la empresa continúan. Marcelo Odebrecht está en prisión domiciliaria desde diciembre. De regreso a su casa, el ejecutivo tuvo acceso a su notebook, y entregó a la fuerza de tareas correos con más detalles sobre los crímenes. Parte de los mensajes tratan, por ejemplo, de la relación entre la empresa e integrantes del Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente Lula.

México: en octubre de 2017 el entonces titular de la Procuraduría General de la República, Raúl Cervantes, dijo que la investigación del caso Odebrecht estaba concluida, pero hasta al momento no se ha ejercido acción penal contra ningún funcionario de Pemex, entre a quienes se menciona a su ex director Emilio Lozoya, quien presuntamente habría recibido 10 millones de dólares a cambio de contratos de obra pública. Se investiga si esos recursos fueron a dar a las campañas políticas, pero el Fiscal que llevaba el caso, Santiago Nieto, fue cesado, supuestamente por revelar información confidencial.
La SFP ha impuesto multas por 134 mil dólares y 6.3 millones de dólares) a un servidor público de Pemex y ha inhabilitado a Odebrecht por 10 años. Sin embargo, un juez otorgó un amparo, por lo que los procesos administrativos están detenidos. 
Odebrecht contestó que: “Son totalmente infundadas e improcedentes las sanciones administrativas anunciadas por la SFP, además de violar derechos fundamentales, debido proceso y tergiversar los hechos materia de los contratos celebrados entre Odebrecht México y Pemex Transformación Industrial. Odebrecht México rechaza categóricamente las consideraciones de la SFP, e impugnará mediante todos los recursos legales el contenido, alcances y efectos de dichas sanciones, confiando que las autoridades judiciales competentes realizarán una revisión objetiva e imparcial de las mismas, pues la empresa desconoce los hechos materia de tales injustas y desproporcionadas sanciones”.

Colombia: aunque el escándalo comenzó dando cuenta del pago de sobornos por valor de 11 millones de dólares a funcionarios públicos para obtener dos megaobras, la fiscalía dice que ya se han encontrado pruebas de que las coimas alcanzaron los 30 millones de dólares en cuatro contratos. El proceso empezó en diciembre del 2016 y ya han sido condenadas cuatro personas, entre ellos un ex viceministro de Transporte y un senador activo. Los contratos que tenía la empresa actualmente fueron tomados por el gobierno y las cuentas de Odebrecht embargadas.

Perú: la empresa admitió sobornos por US$29 millones a cambio de obras. Aunque, hasta la fecha, se han identificado pagos por más de US$45 millones a jefes de Estado, candidatos presidenciales, viceministros, gobernadores regionales y hasta intermediarios, entre 2006 y 2015. Ya suman más de 27 personas con medidas restrictivas (prisión preventiva, arresto domiciliario e impedimento de salida del país), entre los cuales se encuentra el expresidente prófugo Alejandro Toledo y también Ollanta Humala, quien afronta prisión preventiva. También hay una ex alcaldesa de Lima,Susana Villarán, entre otros. 
Las declaraciones del ex representante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, también han involucrado a la campaña electoral (2011) del ex jefe de Estado, Pedro Pablo Kuczynski. Por el momento no se cuenta con una sentencia efectiva.

Venezuela:  la amistad entre Hugo Chávez y Lula potenció los intercambios comerciales entre Venezuela y Brasil. Ambos mandatarios se reunieron al menos 55 veces entre 1998 y 2013.De 2003 a 2016 se acordaron 37 contratos entre ambos gobiernos, 27 para Odebrecht. Entre 2012 y 2013 cuatro empresas brasileñas iniciaron 16 proyectos, de los cuales 12 estuvieron a cargo de Odebrecht.
Entre el 13 y el 17 de febrero de 2017 se tomaron las únicas medidas que adelantó el Ministerio Público de Venezuela para investigar a Odebrecht: allanaron la sede de la empresa, congelaron las cuentas de la empresa y le prohibieron gravar y enajenar bienes y la fiscal Luisa Ortega Díaz viajó a Brasil para compartir información con la Fiscalía. Ortega Díaz pidió el 3 de abril de 2018 ante el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio el enjuiciamiento del presidente Nicolás Maduro por este caso. Aseguró que el mandatario incurrió en los delitos de corrupción y legitimación de capitales.

Argentina: la empresa ofreció hace un año colaborar con la Argentina y revelar los nombres de los funcionarios que cobraron las coimas, pero, a cambio, pide que los delatores (ya juzgados en Brasil) no puedan volver a ser condenados por el mismo crimen. La Argentina no aceptó, Es en este sentido que los especialistas sugieren que los países de la región ajusten sus legislaciones para que se aceleren los tiempos y pueda haber una colaboración eficaz.
Un año después, hace pocos días el juez Federal, Marcelo Martínez De Giorgi, llamó a indagatoria a 49 personas: exfuncionarios públicos, entre ellos Julio De Vido, exministro de Planificación; Ricardo Jaime, exministro de Transporte y José López, exsecretario de Obras Publicas. También a representantes de empresas que obtuvieron la licitación de la construcción del soterramiento del tren Sarmiento, como Ángelo Calcaterra, expresidente de IECSA, primo del presidente Mauricio Macri. e intermediarios como el “Corcho” Rodríguez. 

El caso Odebrecht salió a la luz por el Lava Jato, en Brasil. Pero ¿es la única que operaba a través de ilícitos?  Fuentes cercanas a la constructora afirman que no. Falta escribirse entonces los nuevos capítulos de esta trama.

*El Grupo de Diarios América (GDA) está integrado por La Nación (Argentina), O Globo (Brasil), El Mercurio (Chile), El Tiempo (Colombia), La Nación (Costa Rica), El Universal (México), El Comercio (Perú), El Nuevo Día (Puerto Rico), El País (Uruguay), El Nacional (Venezuela) y La Prensa Gráfica (Salvador).