Encabezado

septiembre 05, 2021

Entrevista GDA - Contribuiremos con proyectos verdes y economía circular: presidente de CAF

Tras asumir como nuevo presidente ejecutivo de CAF, banco de Desarrollo de América Latina (2021-2026), el colombiano Sergio Díaz-Granados concedió una entrevista al Grupo de Diarios América (GDA) en la que hace un balance de la realidad que afronta la región en el marco de la pandemia de Covid-19. 
Dice que América Latina se está recuperando más rápido de lo esperado gracias a la reactivación de buena parte de sus economías y a la dinámica de la actividad exportadora. “Sin embargo, hay sectores que permanecen deprimidos, como los servicios de alto contacto humano y el turismo”, advierte.  
Para el nuevo titular de CAF, el desempleo y la informalidad siguen estando entre los desafíos más grandes para los países de esta parte del mundo y considera que en las obras de infraestructura, particularmente, está una de las claves para la recuperación.
Díaz-Granados, quien al momento de su posesión se comprometió a que en sus primeros cien días los dedicará a promover la reactivación económica y social de los latinoamericanos, considera que los gobiernos deben concentrar sus esfuerzos en la sostenibilidad fiscal, el crecimiento y la inclusión.
También fue claro en advertir sobre los costos que los daños climáticos están ocasionando en la región, los cuales ascendieron a US 58.300 millones y un total de 480 eventos en n la última década (2010-2019). Por eso otra de sus prioridades será el respaldo a iniciativas verdes y de economía circular. “Hemos planteado que CAF va a ser el banco verde de América Latina”, dijo.

Por: Grupo de Diarios América (GDA)*

Se habla de una recuperación económica desigual para América Latina en la medida en que se van liberando las restricciones por la pandemia. ¿Qué economías de la región considera se recuperarán primero, a niveles previos a la pandemia, y qué países usted entiende se demorarán más?

La actividad se viene recuperando de manera más acelerada que lo anticipado hace unos meses. Esto debido a dos factores. Por un lado, tenemos un entorno externo más favorable, con una mayor demanda de las exportaciones, precios de las materias primas más elevados, sólidos flujos de remesas y liquidez internacional abundante. Por otro lado, y más importante aún, la recuperación de la demanda doméstica, gracias a la reapertura de las economías. Sin embargo, hay sectores que permanecen deprimidos, como los servicios de alto contacto humano y el turismo. Esto explica que los países donde el turismo tiene un peso importante en la economía, como es el caso de los países del Caribe, sigan trayectorias más lentas de recuperación.

Otro factor que ha tenido un impacto importante en la recuperación es la magnitud y efectividad del apoyo de los gobiernos, particularmente de las transferencias a las familias que han servido para apuntalar el consumo. El reto regional que ahora tenemos es el de combinar la sostenibilidad fiscal con políticas que impulsen el crecimiento económico con inclusión social y equidad.

En Colombia el empleo no está reaccionando al mismo paso que la reactivación. ¿Las líneas de apoyo de CAF pueden contribuir al empleo?

En América Latina y el Caribe en general, la recuperación de los niveles de empleo aún se encuentra rezagada. También hemos identificado un aumento en la informalidad, ya que en la mayoría de los países la recuperación se está dando más fuerte en el sector de cuenta propia (autoempleo), lo cual puede afectar la recuperación a mediano plazo y la productividad de las economías. En CAF consideramos que un elemento esencial para la generación de empleo es la reactivación de sectores como el de la construcción de infraestructura, en el cual la institución tiene una trayectoria reconocida. En este sentido, en Colombia es clave el avance de la inversión en las concesiones viales 5G y en las vías terciarias. Las principales ciudades pueden contar con el apoyo de CAF para el avance de las inversiones en el ámbito local que buscan resolver los cuellos de botella que se enfrentan para el acceso a las grandes capitales. Apoyaremos los planes de desarrollo locales que contemplan inversiones en Bogotá, Barranquilla, Cali y otras ciudades.

Con la pandemia, ¿el valor de créditos o programas ha aumentado?

En medio de la emergencia generada por el Covid-19, CAF siguió demostrando que es un aliado del país con la Línea de Crédito Contingente Regional de Apoyo Anticíclico por USD 350 millones, así como con la aprobación del financiamiento por USD 100 millones para empresas, en especial las mipymes, con el fin de mitigar los efectos generados por la pandemia y apoyar la reactivación económica. 

En los últimos 10 años (2011-2020), CAF ha aprobado operaciones para Colombia por USD 16.996 millones, lo cual representa un promedio de USD 1.699 millones por año. Asimismo, en el más reciente Directorio de la institución en julio de este año, se aprobó un crédito por USD 500 millones para apoyar las reformas que el gobierno está impulsando en la transformación digital del sector público, con la finalidad de estimular la productividad y contribuir a la reactivación económica.

Ustedes tienen en México un programa de apoyo a las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático. ¿Qué tan importante es que este país incremente esfuerzos en la lucha contra el cambio climático y cómo ve CAF la defensa que hace la administración en el tema de combustibles fósiles?

Entre 1970 y 1979, los daños por desastres hidroclimáticos en América Latina y el Caribe ascendieron a USD 4.500 millones, en cerca de 120 eventos registrados. En la última década, entre 2010 y 2019, los daños se valoraron en USD 58.300 millones, con más de 480 eventos.

Estamos en un momento definitivo para salvar el planeta, nuestra casa común, por eso desde CAF vamos a contribuir con proyectos que apuntalen el crecimiento verde y la economía circular en México y la región a través de un mayor posicionamiento y financiamiento de proyectos en eficiencia energética, temas ambientales, forestales, agua, climáticos, gestión de residuos y agricultura sostenible, entre otros. Hemos planteado que CAF va a ser el banco verde de América Latina. 

¿En qué áreas continuará trabajando CAF en Venezuela dada la crisis política y económica que vive el país? ¿Pueden los emprendedores tener esperanza de financiamiento en áreas como el turismo?

Venezuela es uno de los países fundadores de CAF y donde tenemos nuestra sede, en la que he asumido mi mandato como Presidente Ejecutivo, por lo que deseamos continuar siendo un aliado para su desarrollo. Estamos dispuestos a seguir apoyando al país para contribuir a su recuperación económica y mejorar las condiciones de vida de todos los venezolanos.

También existe la voluntad de acompañar al sector privado en sectores prioritarios como el productivo, el agroindustrial y el sanitario, así como en otros sectores generadores de divisas como el turístico. Para ello, CAF seguirá profundizando el desarrollo de alianzas con los principales bancos nacionales.

Cómo ve la situación de la economía uruguaya y cuánto dinero y en qué proyectos planea desembolsar CAF para Uruguay este año y el próximo?

Uruguay está transitando la salida del período de mayor incidencia de la pandemia, lo que repercute positivamente en términos de actividad. Para volver a impulsar la productividad y el crecimiento se requiere reducir las distorsiones que afectan la eficiencia de los sectores productivos. Esto implica revisar los esquemas de provisión de servicios públicos, incluyendo la revisión de los criterios de fijación de tarifas y cuestiones más institucionales como la gobernanza de las empresas públicas y entidades regulatorias. Desde CAF, seguiremos promoviendo la dotación y mantenimiento de la infraestructura, la profundización del mercado financiero, la productividad del sector privado y la inserción internacional.

Este año renovamos la línea de crédito contingente y liquidez por hasta USD 750 millones, que es relevante para fortalecer la liquidez; y comenzamos el desembolso del crédito en favor de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND), por USD 100 millones, para el fortalecimiento y ampliación del Sistema Nacional de Garantías (SIGA), en favor de las grandes, medianas pequeñas empresas, en especial en esta etapa de reactivación económica. Finalmente, para 2022 tenemos previsto seguir apoyando al gobierno en su objetivo de reformas estructurales, y principalmente en proyectos de reasentamiento urbano, infraestructura de integración e hidrovías, entre otros.

Más allá de lo relacionado a temas de salud por el contexto en el que estamos, ¿cuál es el principal reto para el Perú en temas económicos?

Perú es una economía que creció aceleradamente en las últimas tres décadas, favorecida por una sólida expansión de sus exportaciones y un manejo prudente de las políticas fiscales y monetarias, que permitió una importante reducción de los niveles de pobreza. A pesar de este sólido crecimiento, la informalidad no ha disminuido de manera significativa y se sitúa entre las más altas de América Latina. Esta permea a todos los sectores económicos, limita las ganancias de productividad, y es una condición necesaria para crecer de manera sostenida y equitativa a largo plazo. 

Perú enfrenta el reto de lograr un crecimiento más equitativo que incorpore a esos trabajadores a empleos productivos y con acceso a una mejor seguridad social. Estos son algunos de los grandes retos y, al mismo tiempo, las oportunidades, y es aquí donde nuestro banco adquiere un rol preponderante para ayudar al Perú con financiamiento, asistencia técnica y conocimiento.

CAF ha apoyado a Costa Rica con USD500 millones de apoyo fiscal y USD550 millones, aún no desembolsados, para atender la emergencia sanitaria. Más allá de la emergencia, ¿existe alguna otra área o sector en la cual el Banco podría apoyar al país, sea con recursos o asistencia, para el proceso de recuperación pospandemia? Por ejemplo, indicadores como el empleo, no se están recuperando con la misma velocidad a la que lo hace el crecimiento de la producción? 

Como banco de desarrollo, nuestro valor agregado es lograr un alto impacto en la equidad de género, la inclusión y la diversidad. En Costa Rica apoyamos de manera ágil y oportuna con los recursos que se mencionan para fortalecer la política fiscal del gobierno, que una vez superado lo más grave de la pandemia, impulsará el empleo mediante diversos proyectos y obras. Adicionalmente, trabajamos con la Vicepresidencia de la República y el Instituto Nacional de las Mujeres en Costa Rica en la estructuración de una asistencia técnica para la implementación de las acciones contenidas en el documento: Lineamientos para el cierre de la brecha financiera entre mujeres y hombres en Costa Rica.

La educación también es fundamental para alcanzar un crecimiento sostenible, por ello junto con el Ministerio de Educación Pública avanzamos en la estructuración de una asistencia técnica para iniciar la implementación de un Sistema de Gestión de Aprendizaje en línea, con el cual se espera articular en una plataforma las herramientas de comunicación y contenidos educativos ya disponibles, para así beneficiar a los estudiantes en situación de vulnerabilidad producto de la pandemia.

¿Cuáles son los planes de CAF para estimular la recuperación económica en la región pospandémica, teniendo en cuenta que los países han sufrido diferentes impactos en este año y medio?

Desde el comienzo de la pandemia, CAF reaccionó de forma ágil y contundente al poner a disposición de los países accionistas instrumentos financieros, asistencia técnica y herramientas de conocimiento como complemento a las medidas extraordinarias adoptadas por los gobiernos para mitigar los impactos de la crisis sanitaria, económica y social. Se aprobaron USD 14.147 millones, una cifra récord para la institución. Pero debemos seguir.

En lo corrido del año CAF ha definido un plan con los siguientes aportes a los países de la región: (i) una línea de crédito por USD 1.000 millones destinada a la adquisición de vacunas y soporte a las campañas de vacunación y mejorar los sistemas de vigilancia epidemiológica; (ii) la ampliación de la línea de crédito regional para eventos extremos del clima, sismos, accidentes contaminantes y epidemias por hasta USD 500 millones; (iii) una facilidad regional de apoyo anticíclico a empresas prestadoras de servicios públicos ante los efectos del COVID-19 por hasta USD 1.200 millones, entre otros. Se tiene previsto cerrar el año con una cartera cercana a los USD 30.000 millones, mostrando el gran esfuerzo que realiza CAF para apoyar a sus países miembros.

Pero vamos a seguir con planes que nos permitan avanzar, por ejemplo, en la vacunación, mientras algunos países están al 65%, otros apenas llegan al 5%. Debemos impulsar un cambio en ese escenario. 

*El Grupo de Diarios América (GDA), es una red de medios líderes fundada en 1991, que promueve los valores democráticos, la prensa independiente y la libertad de expresión en América Latina a través del periodismo de calidad para nuestras audiencias.

Más información:

El Tiempo CO: https://www.eltiempo.com/economia/sectores/presidente-de-caf-habla-de-reactivacion-economica-en-latinoamerica-615676

O Globo BR: https://oglobo.globo.com/economia/caf-sera-banco-verde-da-america-latina-diz-novo-presidente-da-instituicao-25185753

La Nación CR: https://www.nacion.com/economia/politica-economica/sergio-diaz-granados-presidente-del-caf/KGP2AJZC7FBPBESPQQAJGKPWCE/story/

El Universal MX: https://www.eluniversal.com.mx/mundo/contribuiremos-con-proyectos-verdes-y-economia-circular-presidente-de-caf

El Comercio PE: https://elcomercio.pe/economia/peru/sergio-diaz-granados-presidente-de-caf-contribuiremos-con-proyectos-verdes-y-economia-circular-entrevista-noticia/

El Nuevo Día PR: https://www.elnuevodia.com/negocios/banca-finanzas/notas/sergio-diaz-granados-nuevo-presidente-de-caf-contribuiremos-con-proyectos-verdes-y-economia-circular/

La Prensa Gráfica SV: https://www.laprensagrafica.com/economia/Contribuiremos-con-proyectos-verdes-y-economia-circular-20210905-0064.html

El País UY: https://www.elpais.com.uy/negocios/noticias/uruguay-reducir-distorsiones-afectan-eficiencia-revisar-criterios-tarifas.html

El Nacional VE: https://www.elnacional.com/venezuela/caf-acompanara-el-emprendimiento-privado-de-venezuela-en-los-sectores-productivo-agroindustrial-y-sanitario/

mayo 16, 2021

Coronavirus: la variante brasilera P.1 del covid-19 está en 16 países latinoamericanos

Los científicos aún no saben si esta cepa del virus es más agresiva, pero por ser más transmisible ya lleva indirectamente a más muertes

Rafael Garcia – O Globo/GDA

La variante del coronavirus identificada con la sigla P.1, que emergió en Brasil y dominó el escenario de la pandemia en apenas cuatro meses, ya cruzó las fronteras y fue encontrada en otros 36 países del mundo, siendo 16 de Latinoamérica. Los científicos aún no pueden precisar si esta cepa del Sars-CoV-2 es más agresiva para el organismo humano, pero ya está claro que, por ser más transmisible, termina indirectamente provocando más muertes que la versión original del virus.

Hasta ahora en la región sólo han sido confirmados casos de transmisión local (no importados) de la P.1 en México y en Colombia, además del propio Brasil, probablemente porque en esos países hay mejor vigilancia genómica. Naciones que sólo han encontrado casos importados de la variante, concentran la vigilancia en el control fronterizo.

En cinco países latinoamericanos (Chile, Ecuador, Paraguay, Surinam y Costa Rica), la P.1 ya representa más de 10% de las muestras de coronavirus cuya secuencia genética fue estudiada hasta la fecha, según estiman los datos de la colaboración Gisaid de monitoreo global de gripe y enfermedades respiratorias, proporcionados al Grupo de Diarios América (GDA).

Mantener esta variante bajo vigilancia es importante, según los científicos brasileros, porque existen buenos indicios de que fue un ingrediente relevante de la segunda ola devastadora del covid-19 en el país, aunque no el único. En Manaos, en el Amazonas, ciudad donde la P.1 emergió, la variante se tornó dominante en dos meses.

“La P.1 ya representa entre 70% a 80% de los casos de la enfermedad en Brasil. En la región norte del país llegó a 90%”, explica Tiago Gräf, biomédico y genetista de la Fiocruz-Bahía, en Salvador, uno de los laboratorios brasileros que hacen el monitoreo genético de las cepas circulantes del Sars-CoV-2. “Esta velocidad de diseminación, producida por las mutaciones de la P.1 es la gran ventaja que le permitió dominar la epidemia en Brasil”, dijo.

La P.1 cruzando fronteras

La diseminación de la variante en Latinoamérica ocurrió a pesar de las restricciones de circulación que existen en la región. De los 16 países donde la P.1 ya fue detectada, cuatro tienen política obligatoria de cuarentena para quien llega del exterior y 10 tienen reglas que someten a los viajantes al procedimiento, dependiendo de la presentación de síntomas o de ser ciudadanos o no. El 4 de mayo, dos países tenían restricciones rígidas para la entrada de extranjeros (Uruguay y Surinam), y otros 13 tenían restricciones parciales, según datos del servicio TravelBans.org.

Según los epidemiólogos, los bloqueos de frontera ayudan, pero están lejos de ser impenetrables, sobretodo cuando el blanco son apenas personas con síntomas.

“Es un error creer que las barreras sanitarias son útiles para las enfermedades virales. El covid-19 se transmite antes del comienzo de los síntomas, y en 40% de los casos se da a partir de casos asintomáticos”, explica Wanderson Oliveira, ex-jefe de la Secretaría de Vigilancia en Salud (SVS) de Brasil.

Según la opinión del infectólogo Marcus Lacerda, de la Fiocruz Amazonia, la medida más importante debería ser establecer un robusto sistema de vigilancia genómica, capaz de secuenciar genéticamente una gran fracción de las muestras de Sars-CoV-2 recogidas.

“Luego de que una variante de alta transmisibilidad entra en un país, aún siendo en apenas una persona o en pocas, es muy difícil impedir que se establezca allí”, explica Lacerda, “pero la velocidad de entrada con que pasa por la frontera también ayuda a definir la velocidad con que se diseminará”.

Bajo vigilancia

La vigilancia genómica, explican los investigadores, también es importante para monitorear nuevas variantes del virus que puedan surgir, un fenómeno que es más probable en países como Brasil y Perú, donde la epidemia del covid-19 está fuera de control.

“Es importante seguirla de cerca, porque la P.1 debe desdoblarse luego en alguna variante nueva. En el futuro puede surgir un subgrupo P.1.1 y nosotros debemos notificar el importante aporte que significa la clasificación de linajes del virus”, dice Gräf.

Otro trabajo importante de seguimiento en el escenario del surgimiento de nuevas variantes del virus es verificar la eficacia de las vacunas. Un estudio reciente patrocinado por la Organización Panamericana de Salud (OPS), está siguiendo a 67.000 individuos inmunizados con la vacuna china CoronaVac en Manaos para saber si continúa siendo eficaz frente a la P.1, la variante dominante en la ciudad.

El trabajo, liderado por el infectólogo Júlio Croda, ex-director del Departamento de Inmunización y Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud, emitió conclusiones preliminares señalando que la vacuna funciona. Tiene una eficacia global contra la infección de 50% en la ciudad, nivel similar al que obtuvo la vacuna en los test clínicos en São Paulo, antes de la emergencia de la P.1.

La noticia es importante para Latinoamérica, ya que dosis de la CoronaVac fueron contratadas por siete países de la región (Brasil, Chile, México, Colombia, Ecuador, Uruguay, Perú y El Salvador).

Para Lacerda, la garantía de que la vacuna funciona contra una variante del virus no se extiende a otras posibles variantes que puedan surgir. Pero tiene sentido, dice el infectólogo, intentar contener la diseminación de la P.1 por vigilancia epidemiológica mientras sea posible: “Lo que algunos países están tratando de hacer es ganar tiempo para tratar de vacunar la mayor parte posible de la población antes de que entren más casos de P.1.”, dijo.

Más Información:

O Globo BR:
https://oglobo.globo.com/sociedade/saude/variante-brasileira-da-covid-19-ja-foi-detectada-em-16-paises-latino-americanos-25019277

La Nación CR:
https://www.nacion.com/el-mundo/interes-humano/costa-rica-figura-entre-16-paises-latinoamericanos/QYCHGMFAPZHNPE67MNG5ICQGQA/story/

El Universal MX:
https://www.eluniversal.com.mx/mundo/variante-brasilena-se-amplia-amenaza-en-america-latina

El Comercio PE:
https://elcomercio.pe/mundo/latinoamerica/coronavirus-variante-brasilena-del-covid-19-ya-esta-en-16-paises-de-latinoamerica-p1-noticia/

El Nuevo Día PR:
https://www.elnuevodia.com/noticias/mundo/notas/variante-del-covid-19-que-emergio-en-brasil-ya-se-encuentra-en-16-paises-de-america-latina/

mayo 07, 2021

Entrevista GDA a Catalina Botero: 'Líderes políticos no pueden decir y hacer cualquier cosa a través de las plataformas'


Por Ernesto Cortés
Editor Jefe EL TIEMPO/GDA

Catalina Botero, copresidenta del Consejo Independiente de Supervisión de Facebook, se refirió a la decisión de dicha plataforma de suspender la cuenta del expresidente Trump. Dijo que, si bien respaldan la decisión adoptada, le dan seis meses de plazo al gigante tecnológico para que aclare en sus estatutos la figura de la "suspensión indefinida".  

Botero, en diálogo con el Grupo de Diarios de América (GDA) advirtió que la decisión adoptada es un claro mensaje para otros líderes políticos que deben entender que hay límites cuando existen discursos que "pueden generar un daño efectivo y sustancial en la vida de las personas".

Y también recordó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dejo claro que el uso arbitrario de la publicidad oficial, "para mentir consistentemente, estigmatizar o elevar el riesgo de otras personas viola la libertad de expresión de esas otras personas".


Ustedes decidieron hoy respaldar la decisión de Facebook de bloquear las cuentas del expresidente Trump. ¿Qué motiva ese respaldo?


Lo que hizo Facebook el 7 de enero fue suspender indefinidamente las cuentas de Facebook e Instagram del entonces presidente Donald Trump y ahí hay dos decisiones: la suspensión y que esa suspensión sea indefinida. Hablemos de la primera. Nosotros estamos de acuerdo con la primera decisión, consideramos que es adecuado porque respeta, tanto las reglas de Facebook y de la comunidad, como el derecho internacional de los derechos humanos. Nosotros consideramos que el contenido que el entonces presidente estaba subiendo a Facebook, en ese contexto, podía generar violencia y daño en la vida real, y el presidente sabía o debía saber que eso era posible. Y el daño no era menor, era sustancial dado el contexto en el que ese contenido fue subido a la plataforma. Y por lo tanto Facebook actuó, porque sus reglas prohíben subir ese tipo de contenido. Esta prohibición es compatible con el derecho internacional de los derechos humanos, por lo que consideramos que esa suspensión era legítima.


Sin embargo, ustedes se oponen a que ese veto sea permanente e indefinido. ¿Qué los lleva a fijar esa postura y darle seis meses de a Facebook para que aclare sus reglas de juego para tomar estas decisiones?


Esa es la segunda parte de la decisión, no solo se suspende la cuenta, sino que la suspenden de manera indefinida. Al revés de la primera decisión, la suspensión cuenta cuando el usuario viola de manera grave las normas comunitarias, y está claramente descrita en Facebook como una posible consecuencia de esa violación. Lo que no está descrito -que Facebook creó de manera Ad hoc para este caso-, es la suspensión indefinida. ¿Qué puede hacer Facebook cuando un usuario sube un contenido que, según la plataforma, viola sus normas comunitarias? Puede hacer una de tres cosas: bajar el contenido o etiquetarlo, suspender la cuenta por un tiempo limitado –donde dice ‘yo le suspendo la cuenta por tres o seis meses’- o impedir que la cuenta siga funcionando, es decir, definitivamente deshabilitar la cuenta. Pero la figura de la suspensión indefinida, que no es deshabilitarla permanentemente pero tampoco le pone un plazo, no está consagrado en las reglas de Facebook. Lo que nosotros le decimos a la plataforma es que tiene que operar de conformidad con las reglas claras, que los usuarios conozcan, no controvertidas y respecto a las cuales se rinda cuentas. Los usuarios, líderes políticos, influenciadores o de cualquier naturaleza tienen derecho a saber cuáles son las consecuencias de una violación de sus estándares comunitarios y esa consecuencia no se tenía prevista. Como no la tenía prevista y se la inventó para este caso, es ilegítima. Por eso le decimos a Facebook que en los próximos seis meses evalúe, teniendo en cuenta la gravedad de la violación cometida y evaluar el posible daño futuro, y tome una decisión que se ajuste a sus reglas.


¿Y en caso de que Facebook aclare y acate lo que están pidiendo, ustedes tendrían que volver a revisar el caso?  


Nosotros volvemos a revisar si Facebook nos lo vuelve a remitir. Nuestra competencia original es revisar casos concretos respecto al contenido que Facebook decidió quitar de la plataforma, no revisar decisiones sobre cuentas. Es totalmente distinto que Facebook decida bajar un contenido a que decida suspender o inhabilitar una cuenta.

Cuando Facebook decide suspender o inhabilitar una cuenta, nosotros solo adquirimos competencia cuando nos pregunta, en este caso nos preguntó nuestra opinión sobre la suspensión indefinida de las cuentas de Facebook e Instagram del entonces presidente Donald Trump. Si cualquier decisión que toma, salvo que sea sobre un contenido específico, entonces sí podríamos conocerla por vía de apelación del usuario, si es sobre la cuenta podríamos conocerla si Facebook remite el caso de nuevo al consejo.


El expresidente Trump ha dicho que le arrebataron su derecho a la libertad de expresión. ¿Usted lo ve así?


Yo creo que el expresidente y todas las personas en la plataforma y fuera de esta tienen derecho a la libre expresión, a decir cosas que los demás no queremos oír, tienen derecho incluso a decir cosas que pueden ofender y molestar. Pero hay unos límites en los derechos humanos. Una persona no puede, por ejemplo, incitar a la violencia.

La política que usó Facebook en este caso es la de organizaciones o individuos peligrosos que prohíbe expresamente que se alabe o aplauda un hecho violento. En este caso, el contenido que el expresidente Donald Trump subió, aplaudía y congratulaba un hecho violento, apoyaba a quienes incurrieron en hechos de evidente violencia en la toma del Capitolio. Violó, claramente, las reglas de la plataforma, y nuevamente esas reglas son totalmente coincidentes con el derecho internacional de los derechos humanos. Así que no se le arrebató su libertad de expresión, abusó de la plataforma y esta aplicó unas reglas que son congruentes con normas globales de libertad de expresión.


¿Le preocupan las amenazas del expresidente Trump a las empresas tecnológicas de que van a pagar un alto costo político por lo que le hicieron?


Eso hay que preguntárselo a Facebook. Nuestra competencia es revisar si la decisión de Facebook corresponde con sus normas internas y de los derechos internacionales de derechos humanos, y eso es lo que hacemos. A mi juicio, lo que tiene de virtuoso este consejo es que puede operar al margen de los intereses económicos, políticos y reputacionales de Facebook.


¿La pauta publicitaria que funcionarios le pagan a redes sociales para generar a veces desinformación, debería ser un tema que revise Facebook?


El Consejo de Supervisión, como le mencioné, lo que hace es estudiar decisiones concretas de Facebook respecto a determinados contenidos que violen el derecho internacional de los derechos humanos. O sea, nosotros no revisamos las pautas comerciales de Facebook porque no es nuestra tarea. Ahora me pongo el sombrero de relatora de la libertad de expresión: la relatoría de la libertad de expresión ha expedido una serie de informes sobre la publicidad oficial. La publicidad oficial no puede ser utilizada, ni el lenguaje ni el discurso de los funcionarios públicos, y lo digo como relatora. Lo que ha dicho la relatoría y ha sido avalado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es que el uso arbitrario de la publicidad oficial, por ejemplo, para mentir consistentemente, estigmatizar o elevar el riesgo de otras personas viola la libertad de expresión de esas otras personas. Lo que tiende a hacer es silenciar y utilizar todos los mecanismos estatales a las otras personas para lo que en inglés se llama un chilling effect, un efecto intimidatorio. Esto no lo puede hacer un funcionario público de conformidad con los estándares del sistema interamericano de protección de los derechos humanos.

 

¿Además de Trump, hay otros líderes que estén en la mira por las mismas actuaciones del exmandatario norteamericano?


Hay cosas que me gustaría decirles. Una, que nosotros habíamos seleccionado un caso de un político muy importante en Malasia, pero el usuario decidió dar de baja el contenido, entonces ahí ya no somos competentes. Si hay esos casos, es muy importante para el consejo conocerlos, porque es muy importante definir reglas globales y estándares para la moderación de contenidos en ciertos casos.

Lo que está claro, y nosotros le preguntamos a Facebook, es si utilizaba las mismas reglas respecto de otros líderes, y qué tipo de procesos llevaba a cabo cuando verificaba contenido potencialmente violatorio a sus estándares comunitarios provenientes de otros líderes importantes. Facebook consideró que esa respuesta no era relevante para contestar en este caso específico. Entonces nosotros no nos referimos a eso en la decisión, yo no le puedo contestar porque Facebook no nos dio la información. Pero le pedimos a la plataforma un estudio de esas normas, que sean claras, se apliquen de la misma manera a todos los líderes políticos, que sus usuarios puedan conocer, controvertir y sean normas que se ajusten al derecho internacional de los derechos humanos.


¿Qué puede significar la decisión para otros líderes que provocan enojo en las redes, como Jair Bolsonaro o Rodrigo Duterte? ¿Podemos tomarlo como una alerta?


Sin referirme a casos específicos, porque son casos que nuevamente pueden llegar al consejo al cual pertenezco. Creo que la decisión, que es de más de 30 páginas, muy robusta desde el punto de vista del derecho internacional de los derechos humanos, que acoge los criterios más elevados de derecho constitucional y de derecho comparado en materia de libertad de expresión, sí manda unos mensajes muy claros. Es importante saber lo que dicen los líderes políticos, las audiencias tienen derecho a saber lo que dicen los líderes políticos, tanto sus seguidores como quienes no los siguen para poder hacerles control social. Eso hace que ese discurso tenga una relevancia particular, pero al mismo tiempo los líderes políticos no pueden decir y hacer cualquier cosa a través de las plataformas porque tienen una potencia y un megáfono muy grande que no tienen otros usuarios.

Al influenciar a las audiencias y crear imaginarios, esos líderes deben cuidarse de no transgredir una barrera del derecho internacional, que es la barrera del daño. Si esos líderes con su discurso, con la potencia que hablan y la capacidad que tienen de hacer cosas cuando dicen cosas, pueden generar un daño efectivo y sustancial en la vida de las personas, ahí hay un límite. Ahí las plataformas de Facebook en Instagram están habilitados y legitimados para tomar decisiones como la suspensión de la cuenta o dar de baja el contenido. El veredicto refuerza que en varios puntos que Facebook necesita ser más transparente en su criterio y afirma que fue inapropiado imponer una suspensión indefinida. 


¿Cree que las redes sociales, en general, son lo suficientemente claras en sus decisiones de moderación? Si no es así ¿Cómo se puede mejorar esto?


Esa fue la razón por la cual nosotros consideramos que la suspensión era legítima, pero no la suspensión indefinida, porque no hay claridad de por qué tomaron esa decisión de suspender indefinidamente. Entonces Facebook queda con el poder discrecional de decir cuándo el usuario puede otra vez utilizar su cuenta o cuándo no puede hacerlo.

Nosotros consideramos que deben hacer reglas claras y similares para todos los usuarios que caigan en condiciones similares. En este caso lo que era claro era que esa regla no existía, y por lo tanto la decisión era ilegítima. Nadie puede controlar lo que hace Facebook si la plataforma puede tomar decisiones Ad hoc y lo que decimos es que establezcan reglas claras, transparentes, que todos los usuarios puedan conocer y comprendan, y utilicen esas reglas para moderar contenidos en todos los casos similares. Además, que se les explique a los usuarios ciertos procesos que no conocen. Por ejemplo, Facebook dice que en el caso de los líderes políticos hacen un doble chequeo. ¿Qué significa un doble chequeo? ¿Con quién lo hacen? ¿Intervienen personas que tienen garantías de independencia o son personas que van a seguir los intereses de los dueños de la compañía? Nosotros les decimos que aclaren, que traten de garantizar que las personas que tomen esa primera decisión, porque nosotros nos demoramos más, a apelación llegamos nosotros. Que esas decisiones rápidas estén informadas por gente que no esté supeditada a la plataforma y que pueda tomar decisiones al margen de los intereses económicos o reputacionales de la plataforma.


Quiero apelar a su experiencia en libertad de expresión a lo que está pasando con las redes. Allí se ha democratizado el debate, ¿pero no representa una amenaza para las democracias en tiempos convulsionados como los que estamos viviendo en Colombia en determinadas circunstancias?


Las redes sociales son un instrumento de comunicación y acción colectiva. Sirven para denunciar abusos que a veces no se anuncian de otra manera, para presionar políticas a través de acción

colectiva. Pero a través de las redes sociales también puede haber una coordinación para producir un daño. En esos casos, todas las redes tienen unos estándares que prohíben hacer eso. Entonces, si alguien cree que las redes están siendo utilizadas de esa manera podrían denunciarlo y las redes tienen que investigar si realmente hay un uso coordinado para producir un daño o si lo que hay es una comunicación pública y espontánea que denuncia hechos de violencia o de maltrato. Nosotros hemos podido conocer -y también los periodistas que no pueden cubrir todos los rincones del país y menos en una situación de pandemia como esta-, muchos abusos policiales y muchos actos de vandalismo gracias a las redes sociales. Por eso, lo que hacen los policías muchas veces, por supuesto no todos, en los casos que hemos visto es muy preocupante quitarles a las personas el teléfono, porque es un mecanismo para denunciar ese tipo de abusos. Yo creo que tenemos que ser cuidadosos con ese tipo de análisis.


Existe un debate en Estados Unidos sobre si aligerar o no la legislación que protege a las redes sociales de hacerse responsables de lo que publican sus usuarios. ¿Culparlos sería una forma efectiva de contener la desinformación?


Yo creo que sería un error monumental, porque se llenarían de abogados que les recomendarían que, ante cualquier posibilidad mínima de un eventual daño, bajar un contenido. Lo que creo es que deben existir reglas, como en efecto existen en algunos sitios donde, por ejemplo, frente a una orden judicial o de un órgano independiente, se debe dar de baja a un contenido. Frente a una denuncia, por ejemplo, que esa red está transmitiendo pornografía infantil, se debe dar de baja el contenido. Que no tienen la obligación de hacerlo proactivamente porque si tú tienes una comunidad de más de 3.000 millones de usuarios que están poniendo miles de millones de contenidos diariamente no tienes cómo hacer esa vigilancia proactiva, y lo que te dirían los abogados para protegerte es que bajes todo lo que pueda implicar un riesgo. Entonces se baja el humor, la sátira, la crítica, el periodismo investigativo y se queda todo lo que no podría representar un daño.


Se habla mucho de que los algoritmos de las plataformas son propicios para impulsar la retórica polarizante, algo común en nuestros países, retener audiencia y en consecuencia lucrar con la publicidad. Dado esto, ¿es suficiente la moderación por sí sola para contener la moderación?


Primero, los algoritmos generan cámaras de eco, nichos en los cuales la gente se siente muy confortable porque uno ve solamente a las personas que piensan como uno, y eso parece ser muy reconfortante para mucha gente y se convencen de que esa es toda la realidad, y de lo que haya afuera son unas cosas exógenas que hay que eliminar. Creo que eso fomenta la intolerancia, el fanatismo, debilita la capacidad que tenemos para ser capaces de oír al otro con respeto y para dar argumentos. Los algoritmos tienen un efecto que en ese sentido hay que revisar, y por eso nosotros le preguntamos a Facebook expresamente si el uso de algoritmos u otros aspectos en la red sirvieron para amplificar los discursos que pudieron generar la violencia del 6 de enero. Les preguntamos si habían hecho una investigación si a través su plataforma se utilizaba para amplificar esos discursos. Facebook no nos contestó. Nos dijo que no era relevante para responder este caso concreto. Entonces, en las recomendaciones de este caso les decimos que por favor hagan el estudio sobre si algunos de sus mecanismos pueden servir para que algunas personas abusen de su plataforma o para que se amplifique ese discurso de manera tal que usted pueda tomar decisiones a tiempo cuando pasan cosas tan graves como la que pasó el 6 de enero en Estados Unidos en la toma violenta del Capitolio.



abril 21, 2021

Editorial GDA: Confiscación de ‘El Nacional’

Este editorial conjunto lo publican hoy los miembros del Grupo de Diarios América (GDA) para llamar la atención sobre un gravísimo atropello a la libertad de expresión. La condena a pagar $13 millones a Diosdado Cabello por supuesta difamación equivale a confiscar el medio de comunicación para entregarlo al dirigente chavista.

Grupo de Diarios América
La Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela condenó al diario El Nacional, uno de los pocos baluartes de la prensa independiente venezolana todavía en pie, a pagar $13 millones a Diosdado Cabello, segundo en la jerarquía del régimen chavista y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela.
Según los tribunales, cuya obsecuencia está más allá de toda duda, el periódico difamó al dirigente y le causó daños morales cuando reprodujo, en el 2015, informaciones del diario español ABC, también difundidas por agencias de noticias y otros medios internacionales, sobre vínculos de Cabello con el narcotráfico. Las publicaciones se basaron en declaraciones del capitán de corbeta Leamsy Salazar, ex jefe de seguridad de Hugo Chávez y del propio Cabello, asilado en los Estados Unidos.
La idoneidad de la fuente, la doctrina jurídica de la reproducción fiel, acogida por la jurisprudencia continental, la obligación del funcionario de tolerar la crítica y la especial protección a la libertad de expresión nada significa para tribunales sometidos al poder político y capaces de escenificar sainetes como el juicio de Leopoldo López —denunciado como farsa por el propio fiscal acusador una vez exiliado— y las causas seguidas contra la jueza María Lourdes Afiuni Mora, para citar solo dos ejemplos.
Cabello también demandó a los medios de comunicación venezolanos Tal Cual y La Patilla, pero cuando incursionó en otras jurisdicciones, su fracasó fue total. Una demanda contra The Wall Street Journal, también por atribuirle nexos con el narcotráfico, fue calificada de incomprensible por los jueces neoyorquinos. La demanda contra ABC, anunciada en el programa de televisión de Cabello: Con el mazo dando, nunca llegó a concretarse, aunque los directores del diario español ratificaron, ante una jueza, la absoluta correspondencia entre sus informaciones y las de Tal Cual para facilitar la defensa del medio caraqueño.
Para ganar, el líder chavista necesitaba jueces del mismo corte. El resultado previsible sobrevino el 16 de abril. Miguel Henrique Otero, director de El Nacional exiliado en Madrid, calificó la exorbitante condena como un intento de expropiación del periódico para «entregárselo a Diosdado Cabello».
Ese, a fin de cuentas, es el programa seguido por el régimen venezolano con la prensa independiente. Centenares de publicaciones y emisoras de radio y televisión han sido sustraídos del rico ambiente de medios existente en Venezuela hasta los primeros años de este siglo para engrosar las filas de la prensa oficialista. La expropiación de El Nacional debe verse en ese contexto.
El periódico, uno de los más prestigiosos del continente, dejó de publicarse en versión impresa el 14 de diciembre del 2018 debido a las presiones tributarias y la escasez de papel impuesta a los medios independientes, pero todavía circula su edición digital. Su sede, sufrió ataques de turbas chavistas y sus periodistas son blanco de constante hostigamiento. Nada los ha hecho cejar en su defensa del derecho de los venezolanos a estar informados.
Ahora, conocida la sentencia, Otero reiteró la intención de mantener el diario, fundado por su padre en 1943, aunque pierda el edificio, las rotativas y otros activos. El mismo espíritu lo han exhibido periodistas en todos los rincones de Latinoamérica. Es una tradición cuya defensa nos convoca a todos y, como dijera José Martí, también en este caso «hemos de andar, en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes».


febrero 23, 2021

‘Las redes sociales no son medios de comunicación’

Ernesto Cortés/El Tiempo/GDA 

Catalina Botero - Cortesía UniAndes
Catalina Botero, la abogada colombiana que hace parte la Junta de Supervisión independiente de Facebook e Instagram, se refirió a las más recientes actuaciones del organismo en cuanto a moderación de contenidos en redes sociales, el bloqueo de medios en Australia y al papel que ha jugado el gigante de la tecnología en la clausura de la cuenta del expresidente de EEUU Donald Trump.

En diálogo con el Grupo de Diarios de América (GDA), Botero señaló que la decisión en contra del exmandatario, quien hasta el final de su mandato habló de fraude electoral sin pruebas e incitó a una turba a tomarse el Capitolio Nacional, corrió por cuenta de la compañía y que en la actualidad el caso es evaluado por la Junta.

“El caso de Trump fue remitido por FB al consejo y, por esta razón, no puedo pronunciarme específicamente hasta que no tengamos una decisión –explicó Botero-. Sin embargo, sí puedo decirle que el OSB (Oversight Board) tiene el poder de tomar decisiones vinculantes sobre decisiones de moderación de contenidos y FB se ha comprometido públicamente a cumplir esas decisiones”.

Botero también aludió a la importancia de que organismos independientes y autónomos sean los llamados a defender “los principios universales del derecho internacional de los derechos humanos” cuando estos se ven vulnerados en una red social. En ese sentido, dice que las redes no son medios de comunicación ni pueden ser tratados como tal, pero debe haber mecanismos que permitan a los ciudadanos detectar esas vulneraciones.

Facebook y otras redes sociales decidieron implementar su propia reglamentación sobre desinformación, discurso de odio e incitación a la violencia, en los últimos meses, con decisiones polémicas. Como ocurrió tras la revisión del Consejo al que Ud. pertenece, algunas de estas decisiones debieron ser revertidas. ¿Esta prerrogativa no está excediendo las competencias de las redes sociales? ¿Cómo evitar el riesgo de que se lesione la libertad de expresión en defensa de otros asuntos?

El derecho a la libertad de expresión protege la circulación de informaciones u opiniones de toda índole, incluso aquellas que nos desagradan o que son perturbadoras u ofensivas. Sin embargo, hay ciertos limites excepcionales, por ejemplo, la incitación a la violencia, el abuso o explotación infantil o la circulación de imágenes intimas no consentidas. La mejor manera de saber si una información está o no protegida, es aplicando los criterios del derecho internacional de los derechos humanos. Si una plataforma advierte que esta siendo usada para circular contenidos no protegidos, como por ejemplo pornografía infantil, tiene la tarea de eliminar esos contenidos. 

Sin embargo, las plataformas reconocen que, en ejercicio de esa función, han cometido errores pues algunas veces bajan contenido que está protegido y otras permiten la circulación de contenidos que no deben estar protegidos por el derecho internacional. Por eso es importante que quienes realizan esas tareas se encuentren adecuadamente capacitados, que los sistemas automatizados sean corregidos y revisados y que existan órganos de supervisión independientes a las propias plataformas como el Oversight Board. En este sentido, me parece que el modelo de autorregulación con órganos autónomos e independientes comprometidos con la defensa de los derechos humanos es la mejor estrategia.

En este sentido, el OSB es un nuevo modelo para la gobernanza de plataformas que está diseñado para incrementar la rendición de cuentas y transparencia de FB y mejorar la toma de decisiones sobre moderación de contenidos.

Los miembros del Board somos independientes de FB y tomamos decisiones con base en los principios del derecho Internacional y en el impacto de nuestras decisiones en los usuarios y en la sociedad, sin considerar los intereses económicos, políticos o reputacionales de la empresa.

¿Cree necesario que los países comiencen a legislar al respecto, como han planteado líderes como Ángela Merkel? Y en ese caso, ¿cree que existe un peligro en ese tipo de regulaciones para a libertad de expresión no solo en redes sociales, sino que en un sentido más amplio?

Creo que cualquier regulación debe cuidarse de no entregar demasiado poder a los gobiernos y que solo será democrática si está fundada en los principios del derecho internacional de los derechos humanos. También creo que las empresas con el poder de FB deberían tomar menos decisiones por sí solas, cuando estas tengan implicaciones fundamentales para la libertad de expresión y los derechos humanos. Un modelo de supervisión independiente del OSB puede ayudar a producir decisiones más robustas con base en principios universales compatibles con modelos democráticos.

En este contexto, se ha debatido si las redes sociales son o no responsables finales por el contenido que se publica en las plataformas, es decir, que se comporten más como medios tradicionales de comunicación. ¿Cuál es su posición al respecto? ¿Se desvirtuaría la naturaleza de las redes sociales?

Creo que las redes sociales no son medios de comunicación y no deben ser tratadas como tal. Sin embargo, creo que deben tener sistemas efectivos para que los usuarios o terceras personas puedan identificar y reportar fácilmente contenidos que puedan violar el derecho internacional de los derechos humanos. Deben tener también mecanismos adecuados de revisión de esas denuncias y tomar decisiones que se adecúen a los mandatos internacionales en materia de libertad de expresión. Sin embargo, si se les responsabiliza por todo el contenido que miles de millones de usuarios suben diariamente, no podrían funcionar con una estructura abierta, global y descentralizada como la que tienen hoy.

Usted integra una junta supervisora de Facebook sobre contenidos en esa red social. ¿Qué incidencia real tiene esa junta en las decisiones de Facebook, por ejemplo, en la suspensión de la cuenta de Donald Trump? ¿Considera que el poder de las redes sociales para decidir quiénes pueden usarlas es una violación a la libertad de expresión?

El caso de Trump fue remitido por FB al consejo y, por esta razón, no puedo pronunciarme específicamente hasta que no tengamos una decisión. Sin embargo, si puedo decirle que el OSB tiene el poder de tomar decisiones vinculantes sobre decisiones de moderación de contenidos y FB se ha comprometido públicamente a cumplir esas decisiones. De hecho, recientemente revertimos varias decisiones de la compañía y le ordenamos volver a instaurar un contenido que había eliminado.  Todas nuestras decisiones son públicas y estarán disponibles para que cualquier persona las lea. Si FB no cumple con las decisiones y se rehúsa a implementarlas, esto afectaría las finalidades para las cuales fue creado el consejo. Independiente de supervisión. Esto también se hará público en los reportes periódicos del Board.

¿Este Consejo asesor debería ser el encargado de evaluar decisiones como el bloqueo de la cuenta de Trump? ¿Debería hacerlo Facebook que es una empresa o debería existir, como piden algunos sectores, un comité independiente?

Ese es justamente el tipo de casos para los cuales fue creado el consejo de supervisión (OSB). Decisiones de esa magnitud deben ser tomadas por órganos independientes y autónomos que, como el OSB, no dependen de la compañía y no están en la tarea de defender sus intereses políticos, comerciales o reputacionales, sino en la función de defender los principios universales del derecho internacional de los derechos humanos. Para que esa función pueda ser adecuadamente ejercida los órganos de supervisión de las compañías deben ser verdaderamente autónomos e independientes no sólo de las propias compañías sino de los gobiernos de turno.

Hace unos meses, cuando se anunció la creación de la Junta de Supervisión de FB, se pronosticó que el número de solicitudes iba a ser muy grande y que ello sobrepasaría la capacidad del consejo. ¿Ha ocurrido ello? ¿Cómo lo han manejado?

Desde octubre hasta hoy, hemos recibido decenas de miles de casos. Como el Board no puede conocer sobre cada apelación, estamos priorizando los casos que tienen el potencial de afectar a muchos usuarios alrededor del mundo, los que son de notable importancia para el discurso público o los que plantean preguntas importantes sobre las políticas de FB. Para hacer eso, tenemos un equipo muy robusto de personal y un comité de selección de casos dedicado exclusivamente a la revisión de estos.

¿La lentitud para la toma de decisiones en la Junta de supervisión puede terminar siendo una limitante para las personas que presentan solicitudes?

Hasta ahora el Board ha producido sus decisiones en los tiempos establecidos para ello. Sin embargo, es cierto que no se trata de plazos expeditos. Al respecto es importante mencionar que el Consejo no va a reemplazar a la compañía en su tarea habitual de moderación de contenidos a escala global. Lo que debe hacer es seleccionar casos emblemáticos, significativos y particularmente difíciles, cuya resolución pueda impactar no solo al usuario afectado sino a un numero importante de esos y a las propias políticas de la compañía.

La Junta de Supervisión sugerirá tomar alguna medida contra posteos de información falsa vinculada a la pandemia o la difusión de argumentos antivacuna fraudulentos? Hay vidas humanas en juego.

El Board ya ha revisado un caso vinculado a Covid-19 e hizo recomendaciones importantes para FB. Reconoció los esfuerzos por lograr que la población acceda a información confiable basada en evidencia, pero al mismo tiempo reconoció la importancia de permitir que las políticas de salud puedan ser ampliamente debatidas. En su decisión, recomendó a FB sistematizar y clarificar las reglas existentes sobre desinformación en materia de salud en un solo lugar y adoptar medidas que permitan que la población pueda acceder a información confiable sin eliminar discusiones de interés público sobre decisiones de las autoridades de salud o cuando el contenido no pueda aparejar un daño físico en el mundo real. Finalmente, le recomendamos aumentar la transparencia sobre la forma como realiza la moderación de contenidos relacionados con el COVID-19.

Durante el cuatrienio de Trump, vimos en más de una ocasión que Facebook modificó y flexibilizó sus políticas de uso para evitar moderar el contenido del expresidente. Si la Junta decide que la cuenta de Trump sea desactivada y luego Facebook decide flexibilizar sus políticas, ¿tendrá que ser revisada nuevamente esta cuenta? ¿La modificación de reglas de uso puede ser una manera de la plataforma esquivar las decisiones de la Junta?

Dado que el OSB está conociendo del caso Trump no podría pronunciarme sobre el mismo. Sin embargo, si puedo decirle, en general, que las decisiones del OSB sobre un determinado contenido deben ser acatadas por la compañía. Sin embargo, cuando se trata de recomendaciones más generales que exceden un determinado contenido, la obligación de la compañía es la de responder públicamente.

¿Deben los políticos u otras figuras públicas tener un trato especial en Facebook dado a la naturalidad del interés público por su posición? ¿Será esto un factor a ser considerado a la hora de moderar a una figura global, vs a un ciudadano común?

Según el derecho internacional de los derechos humanos, hay expresiones que están especialmente protegidas en la medida en que revisten interés público. Las expresiones que provienen de una persona publica o las que critican a un funcionario, por ejemplo, entran en esa categoría. Lo anterior significa que cualquier restricción a una expresión de un funcionario o sobre un funcionario, debe ser sometida a un juicio estricto de proporcionalidad.

En la sección de requisitos de la página web de la Junta se establece que “Las apelaciones deben provenir del titular de una cuenta activa”, ¿se entiende por esto que las decisiones no podrán ser apeladas por grupos de derechos humanos u otros grupos que defienden el derecho a la libre información? ¿Si no que las apelaciones siempre serán en carácter personal?

Yo no estoy de acuerdo con la restricción que usted menciona y trabajaremos sobre eso. Sin embargo, vale la pena señalar que, aunque solo los usuarios pueden apelar, hay un mecanismo que permite hacer comentarios públicos para que otras personas u organizaciones interesadas puedan participar en el proceso.

¿Le darán la oportunidad a terceros para presentar escritos que aboguen por que el Board decida de una manera u otra?

Sí. Tenemos de una parte un procedimiento que nos permite recibir comentarios públicos y de otra la posibilidad de solicitar a expertos su opinión sobre asuntos relevantes de un caso. Creemos que es importante que el Board reciba aportes de muchas fuentes distintas, pues de esta manera podremos tener la mayor cantidad de información sobre complejas materias que pueden involucrar a la comunidad global.

¿Qué papel juega la Junta de Supervisión en decisiones como las que acaba de adoptar Facebook en Australia, de suspender la información de los medios locales por la exigencia de estos de recibir retribuciones por la monetización que hace el gigante tecnológico de sus contenidos? ¿En dónde queda la libre expresión en este caso?

En las discusiones entre las plataformas y los medios de comunicación hay muchos temas qué hay que distinguir. Algunos pueden llegar al OSB y por eso no puedo pronunciarme. Sin embargo, lo que sí creo es que es indispensable encontrar un modelo de negocio que permita financiar la existencia vigorosa del periodismo profesional. Las redes son fundamentales para democratizar el conocimiento, pero los medios son esenciales para producir información seria, contrastada y basada en evidencia. Sin medios de comunicación y periodismo de investigación independiente y profesional la democracia tiene pocas posibilidades de sobrevivir.

Más información:

La Nación AR:

https://www.lanacion.com.ar/tecnologia/catalina-botero-las-redes-sociales-no-son-medios-de-comunicacion-nid24022021/ 

El Comercio PE:

https://elcomercio.pe/mundo/actualidad/facebook-instagram-catalina-botero-las-redes-sociales-no-son-medios-de-comunicacion-australia-donald-trump-noticia/

El País UY:

https://www.elpais.com.uy/vida-actual/redes-sociales-son-medios-comunicacion.html