Contenido

18.10.08

Latinoamérica espera la onda expansiva de la crisis financiera internacional

Venezuela

La crisis hunde al petróleo y socava las cuentas venezolanas

El gobierno de Hugo Chávez había asegurado que la debacle financiera no afectaría al país, pero el desplome de los precios del petróleo -producto de la crisis financiera mundial- lo obligó a reconocer que debe implementar un plan de austeridad.
La cesta de crudo venezolano pasó de 126 dólares el barril el 14 de julio a 81,7 el 10 de octubre (bajó 35 por ciento en tres meses), según el Ministerio de Energía y Petróleo.
Así se puso en evidencia la primera gran vulnerabilidad de esta nación, que es la falta de diversificación comercial: solo se vende oro negro.
El petróleo representa el 94 por ciento de las exportaciones que hace Venezuela, y más de la mitad del presupuesto público del país se financia con su venta.
De E.U. proviene el 80 por ciento de los productos que se importan, los cuales se financian con el 60 por ciento de los ingresos petroleros. A esto hay que sumarle que el plan de seguridad alimentaria del Gobierno, cuyo objetivo es lograr el autoabastecimiento, paradójicamente se ha sustentado en importaciones.
Tomando en consideración las cifras del Banco Central, el economista José Guerra calcula que por cada dólar que cae el precio del petróleo el país deja de percibir 960 millones. Para cubrir sus necesidades, la Nación necesita un mínimo de 35.000 millones de dólares, pero si el crudo baja a 70 las cuentas se descuadran.
La crisis mundial de liquidez hace que los proveedores externos de bienes y servicios -que no están recibiendo préstamos de los bancos- comiencen a cortar el crédito a los importadores venezolanos. "El país tiene un alto promedio de importaciones en rubros muy importantes, tanto de materia prima como de productos terminados, y puede verse afectada", explica el economista Ángel Alayón.
Y además, control de cambio
Esta realidad se agrava por el control de cambio impuesto hace casi 6 años, que retrasa la asignación de divisas a los importadores, lo que les resta posibilidades para acceder a los restringidos mercados internacionales. Para Petróleos de Venezuela (Pdvsa) la situación también tiende a complicarse, pues con una restricción del crédito le será difícil conseguir financiamiento en el exterior, fundamental para implementar sus planes de inversión y contrarrestar la merma en su producción.
Hasta ahora el Gobierno se ha beneficiado del exceso de liquidez mundial, lo que permitía que las emisiones de deuda fuesen apetitosas para un número muy importante de inversionistas. Sin embargo, la deuda venezolana (tomando como referencia el bono Global 27) se ha desplomado 20 puntos porcentuales, y el PDVbono ha perdido 50.
Dado el complicado panorama internacional, podría hacerse imposible avanzar con nuevas emisiones que le permitan a la actual administración financiarse.
BLANCA VERA AZAF
EL NACIONAL (CARACAS)


México

Un problema de peso para los mexicanos

Finalmente, la crisis global llegó a México. Y a pesar de los discursos de blindaje del presidente Felipe Calderón y del secretario de Hacienda, Agustín Carstens, el impacto fue mayor a lo esperado, sobre todo en el tipo de cambio.
En los últimos dos meses y medio el peso se depreció 27 por ciento, mientras la Bolsa de Valores perdió 16 por ciento en ese lapso y 31 por ciento respecto a su máximo del año, alcanzado el 21 de abril.
La tenencia de bonos mexicanos en manos de extranjeros bajó alrededor de 3.465 millones de dólares en las últimas dos semanas, de acuerdo con el Banco de México.
La percepción de que los países emergentes como México tienen un mayor riesgo provocó salidas de inversionistas con posiciones en bonos emitidos en pesos hacia mercados más seguros, como los de deuda estadounidense.
Las implicaciones locales de una recesión en E.U. son muchas, pues es el principal socio de México, que envía a esa nación más del 80 por ciento de sus exportaciones. A partir de abril, las exportaciones a E.U. han crecido a un ritmo menor, al pasar de una tasa anual de 24 por ciento a una de 5 por ciento en agosto.
Más remesas que inversión
También es el emisor principal de flujos de capital, tanto por concepto de Inversión Extranjera Directa (IED) como por remesas. México recibe de E.U., vía remesas, montos cercanos a 20.000 millones de dólares anuales, superiores a la IED anual.
Sin embargo, los giros de los mexicanos en E.U. han reducido su crecimiento desde el segundo trimestre del 2007. Tan solo en agosto retrocedieron 12 por ciento respecto al mismo mes del 2007.
Además, E.U. contribuye con más de la mitad de toda la IED de México, por lo que una mayor aversión al riesgo limitaría estos flujos de capital.
En resumen, un escenario de recesión prolongada en E.U. podría llevar a su vecino a un crecimiento por debajo del 2 por ciento, y afectaría las expectativas para el 2009.
A este respecto, el Gobierno federal acaba de reducir su perspectiva de crecimiento para el 2008 de 2,4 a 2 por ciento. La del 2009, estimada inicialmente en 3 por ciento, pasó a un magro 1,8 por ciento.
IXEL YUTZIL GONZÁLEZ
EL UNIVERSAL (MÉXICO)

Perú

El crecimiento del PIB del Perú puede caer 1 ó 2 puntos

El impacto de la crisis financiera de E.U. ha sido moderado en Perú gracias a la disciplina fiscal. El Gobierno ha generado superávits de alrededor del 2 por ciento del PIB en los últimos dos años y cuenta con un fondo de estabilización que bordea los 1.500 millones de dólares.
Eso ayudará a prevenir la caída de los ingresos del país por el retroceso de los precios de los metales que exporta. El que la oferta exportadora peruana sea diversa también servirá: en tiempos como este, los metales preciosos como el oro y la plata tienden a encarecerse, pues son usados como refugio.
El Banco Central (BCR) tiene reservas internacionales de más de 30.000 millones de dólares -casi 4 veces la masa monetaria en soles-, se ha reducido de manera significativa la deuda externa y la dependencia de financiamiento foráneo y, gracias a una estricta regulación, el sistema financiero peruano es uno de los más sólidos de la región.
Sin embargo, las repercusiones de la crisis sí se sentirán. La inversión extranjera directa seguramente caerá por el endurecimiento de las condiciones de otorgamiento de crédito. Además, gran parte de ella es para el sector minero, y la caída de los precios de los metales tendría algún impacto, pues la explotación podría resultar inviable.
"Se puede dar el caso de una mina de cobre con una ley (porcentaje de mineral por tonelada removida) muy baja, donde el costo de extracción sea más alto que el precio del mineral. Entonces la operación se detendría y las inversiones no se harían", explica Kurt Burneo, ex miembro del directorio del BCR.
El segundo efecto importante se sentirá en las exportaciones no tradicionales, especialmente textiles, que deberán competir, en un mercado que se encoge, con las superpotencias asiáticas.
Todo esto tendrá un impacto negativo de uno o dos puntos del PIB Según el Instituto de Economía, "si las cosas salen bien, Perú podría crecer a tasas de 7 por ciento en el 2009 y de 6,5 en el 2010".
LUIS DAVELOUIS
EL COMERCIO (LIMA)

Chile

El plan de salvamento del 'milagro chileno'

Con el vendaval desatado, las autoridades chilenas reaccionaron coordinadamente. Como en otras latitudes, la idea del Estado chileno es garantizar la liquidez del sistema crediticio y apuntalar los sectores productivos.
En esta línea resultaron claves las lecciones de la crisis de 1998. En esa ocasión, el sobreendeudamiento, sumado a las altas tasas de interés aplicadas a las unidades productivas más precarias, hizo que el proceso de reactivación fuera más lento en Chile que en otros países de la región.
En qué consiste
Esta vez el Gobierno actuó rápido y aumentó las garantías a los créditos para las Pymes con una inversión de 850 millones de dólares.
¿Cómo se desglosa el plan de salvamento chileno? Se entregarán 50 millones adicionales a un programa de cobertura de préstamos a exportadores, que garantiza la mitad de los créditos de la banca. Y se amplía el número de beneficiarias, el techo de ventas anuales que pueden tener para postularse aumenta de 20 a 30 millones de dólares.
Para garantizar el funcionamiento de las empresas, se licitaron 300 millones del Fondo de Garantía a la Inversión, que administra la Corporación de Fomento de la Producción (adscrita al Ministerio de Economía), en 6 bancos. La tercera iniciativa consiste en licitar una línea de capital de trabajo por 200 millones. Finalmente, se ofrecerán hasta 100 millones a las firmas no bancarias de factoring.
Para atraer dólares, el plan exime de una serie de exigencias a las inversiones que extranjeros no residentes hagan en el mercado de capitales.
Este mes el Tesoro Público depositará unos 700 millones de dólares en varios bancos, mediante subastas públicas gestionadas por el Banco Central. El instituto emisor amplió a 60 y 90 días el plazo para la inyección de liquidez en dólares al sistema financiero, que hasta ahora operaba a 28 días, y ofrecerá inyección en pesos a plazos similares.
A diferencia de otros períodos recientes, Chile se encuentra en una inmejorable posición financiera para hacer frente a la crisis. Si el país se enfrentara a un escenario de severo deterioro de las cuentas fiscales, podría superarlo durante un lustro sin pedir prestado un peso. Esto, gracias a los ahorros provenientes del cobre.
PABLO OBREGÓN
EL MERCURIO (SANTIAGO)

Brasil

Brasil teme por devaluación e inflación

La crisis financiera atrapó a Brasil justo cuando se preparaba para acelerar las inversiones del Programa de Aceleración del Crecimiento y en la exploración de las reservas submarinas de petróleo.
Después de consolidar la estabilización económica, el país creció 5,2 por ciento en el 2007 y tenía un pronóstico de 5,3 para este año.
Con la crisis de E.U., los analistas prevén un 3,5 por ciento para el 2009. En una entrevista a O Globo, el economista Nouriel Roubini, profesor de New York University, previó que Brasil crecería sólo 2 por ciento. El Gobierno, sin embargo, mantiene una previsión de 4,5.
La reducción de las expectativas del PIB trae efectos en otras áreas. Una de las grandes amenazas es la inflación. La disparada del dólar encarece los productos importados. La divisa estadounidense valía 1,559 reales el primero de agosto, y ahora está en 2,31. La meta de inflación para este año es 4,5 por ciento (puede variar dos puntos hacia arriba o hacia abajo). En los 12 meses corridos hasta septiembre iba en 6,25.
Otra consecuencia es la disminución de la inversión extranjera directa. Difícilmente se podrán obtener 30.000 millones de dólares.
Así mismo, comienza a sentirse la escasez del crédito. Tanto para empresas como para consumidores, las tasas aumentaron, los plazos disminuyeron y los volúmenes menguaron.
Para enfrentarla, el Banco Central alteró las reglas de depósitos obligatorios (se propuso liberar 140.000 millones de reales), inyectó más dinero a la agricultura (6.350 millones) y reforzando la caja del Bndes, el principal banco de fomento del país, que recibió 7.000 millones. Hasta ahora, todo el paquete de 'bondades' suma 206.000 millones de reales (cerca de 90.000 millones de dólares).
FLÁVIA BARBOSAY FELIPE FRISCH
O GLOBO (BRASIL)

Puerto Rico

La situación de E.U. acentúa la recesión de Puerto Rico

La crisis del sistema financiero amenaza con agravar la situación de Puerto Rico, que por tercer año consecutivo encara una recesión.
La isla, una economía regional de E.U. con el dólar como moneda, experimenta desde el 2006 una debilidad económica debida al crecimiento desmedido del Gobierno y, sobre todo, a la desaparición de los beneficios contributivos que recibían las industrias manufactureras bajo la sección 936 del Código Federal de Rentas Internas, uno de los pilares en los que descansaba el desarrollo económico local.
La eliminación de esas gabelas -en el 2005- provocó la fuga de varias empresas de manufactura y la pérdida de más de 20.000 millones de dólares en depósitos financieros, lo que limitó la liquidez. Esto, combinado con la inflación, aumentó el desempleo.
Sin salida a la vista
Ahora el panorama luce peor. Con los problemas económicos de E.U. se esfumaron las probabilidades de recuperación. La Junta de Planificación proyectaba un alza económica de 2,1 por ciento durante este año fiscal, algo que hoy es considerado una utopía.
De hecho, se anticipa una contracción de 1 por ciento, pues habrá menos capacidad de compra. "La crisis en E.U. agrava una situación de varios años. La economía local se hace más pequeña", dijo el economista José Villamil.
El efecto primordial de la crisis financiera será agravar la falta de liquidez. Muchos desarrolladores con préstamos para construcción no están pagando a tiempo. La tasa de morosidad en los bancos locales es de 5,3 por ciento, tres veces más alta que hace dos años y medio, lo que obliga a las instituciones financieras a limitar el acceso al crédito.
"Eso es preocupante. Para superar la recesión tiene que abundar el dinero, de manera que los comercios puedan expandir sus negocios y los consumidores, mantener el nivel de gasto", expuso el economista Gustavo Vélez.
El debilitamiento económico amenaza con aumentar el nivel de desempleo, que ya alcanza el 12,6 por ciento. "La tasa de desempleo podría subir al 13 por ciento el año que viene", adelantó Vélez.
Las repercusiones de la crisis se sienten hasta en la industria turística, pues el 85 por ciento de los turistas que recibe Puerto Rico viene de E.U. "Hay hospederías con una ocupación de menos del 50 por ciento", dijo el hotelero Rick Newman, quien lo atribuye también a la reducción de vuelos de varias aerolíneas norteamericanas.
La Compañía de Turismo y el sector privado pusieron en vigor un plan de emergencia para atraer visitantes y mantener activa la industria -que representa el 7 por ciento del PIB-, pero según Newman no ha rendido muchos frutos.
Para los economistas, el Gobierno no está haciendo mucho para estimular la economía porque la precaria situación fiscal no se lo permite.
YARITZA SANTIAGO C.
EL NUEVO DÍA (SAN JUAN)

Ecuador

Petróleo más barato y caída de remesas alertan a los ecuatorianos

La caída del precio del petróleo y la reducción de las remesas que envían los ecuatorianos son los efectos más visibles de la crisis financiera.
Ecuador exporta dos tipos de crudo: Oriente y Napo. Ambos cayeron por debajo de los 65 dólares el barril entre el 6 el y 9 de octubre, arrastrados por las expectativas de reducción de la demanda. El precio más alto del petróleo ecuatoriano se alcanzó en junio: 118.
Las remesas, uno de los pilares de la dolarización de la economía, también comenzaron a caer. De acuerdo con el Banco Central del Ecuador (BCE), el flujo de giros de trabajadores que ingresó al país en el segundo trimestre alcanzó los 711,5 millones dólares, 7,7 por ciento menos que en el mismo lapso del año pasado.
El Gobierno ha reconocido que habrá una afectación de las exportaciones hacia E.U. (el 48 por ciento del total) por una eventual reducción del consumo en ese país de productos no tradicionales, como las flores y el camarón.
Aunque no explicó cómo ni cuándo, el Ministro de Agricultura anticipó que el país apoyará a las empresas nacionales y buscará nuevos mercados para evitar afectaciones en sus ventas al extranjero.
A repatriar capitales
El presidente Rafael Correa reconoció que una recesión mundial puede tener efectos más drásticos en el precio del petróleo y un impacto fiscal mayor. Sin embargo, señaló que recién está empezando el invierno en el Primer Mundo. "Veremos cómo evoluciona la crisis", dijo. Además, pidió a los bancos que retornen sus capitales al país.
Abelardo Pachano, presidente de Produbanco, uno de los más grandes del país, comentó que esa solicitud no es aplicable porque las inversiones financieras de la banca privada en el exterior están aseguradas y, además, garantizan la liquidez del sistema para atender cualquier pedido de los depositantes.
El Consejo Nacional de Valores resolvió que solo el 20 por ciento de los recursos se podrá invertir en fondos del exterior. Antes de la resolución el límite era la mitad.
Marco López, vocal del Directorio del Banco Central, explicó que la decisión busca que los recursos regresen al país. "Lo que va a pasar es que los fondos se invertirán en papeles bancarios locales, y los bancos tendrán más oferta de dinero", adelantó.
Por ahora, uno de los temas que más preocupan en Ecuador es el incremento del gasto fiscal, pues la aplicación de la nueva Constitución, aprobada el 28 de septiembre, demandará millonarios recursos.
XAVIER BASANTES
EL COMERCIO (QUITO)

Argentina

Argentina no está aislada ni blindada, sino amenazada

Aislada, blindada, más fuerte que antes. Estos son las palabras con que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner calificó la economía de su país para tranquilizar a los argentinos ante la turbulencia.
Sin embargo, todo indica que el país sufrirá un fuerte impacto en un año de cruciales elecciones de medio término para la pareja gobernante.
Los Kirchner dicen que la fortaleza proviene de sus superávits comercial y fiscal. Pero como todos los gemelos, ambos se alimentan de lo mismo.
El comercio de bienes ha sido muy favorable para Argentina desde el 2002, como les ocurrió a todos los grandes vendedores de materias primas, en particular alimentos y petróleo, gracias a la devaluación del dólar y el alza de los precios. El Gobierno mantuvo además la moneda en una paridad casi fija con el dólar; aquella se devaluó junto con los 'verdes' respecto de las divisas de muchos de sus socios, en particular Brasil.
La ventaja cambiaria aumentó el incentivo a las exportaciones y el desincentivo a las importaciones, establecido con aranceles, compensaciones y hasta cupos. El Estado se apropia de una parte sustantiva de las exportaciones. En el caso de la soya es el 35 por ciento del valor de venta al exterior y en el del petróleo supera el 60 por ciento. De modo que el superávit fiscal depende en gran medida de un saldo comercial favorable.
Si la economía mundial entra en recesión, la demanda de bienes será menor. De este modo es probable que se reduzcan tanto las cantidades como los bienes vendidos al exterior y con ello los ingresos fiscales, de los que depende en buena medida el pago del servicio de la deuda.
La menor demanda de Brasil y México tendría un efecto más que notable sobre la producción automotriz. Y con menores precios internacionales, es muy probable que se reduzca la producción de algunas materias primas y el área sembrada. A ello se suma una sequía que reducirá la próxima cosecha de trigo.
Desconectada financieramente del mundo, la administración Kirchner quiere transformar este defecto en virtud. Pero deben sospechar que se avecina algo malo. A las apuradas han hecho un gran esfuerzo político para que les autoricen un Presupuesto que apunta a pagar deuda pública con reservas internacionales, lo que está prohibido.
JORGE OVIEDO
LA NACIÓN (BUENOS AIRES)

Uruguay

En Uruguay hay conflicto laboral

El sector empresarial le pidió al Gobierno que, de agravarse el escenario, se puedan renegociar los convenios salariales. Esto derivó en un conflicto con los sindicatos. Los efectos más importantes de la crisis no se esperan en el corto plazo; los analistas estiman que serán visibles recién en la segunda mitad del año entrante. De todas formas, los bonos del Estado han perdido más de la quinta parte de su valor.
PAULA BARQUET
EL PAÍS (MONTEVIDEO)

Costa Rica

La banca tica busca recursos

La tasa básica pasiva, un promedio de los intereses que pagan los ahorros en colones con plazos entre cinco y siete meses, pasó de 4,25 por ciento en mayo a 10 por ciento en octubre. Como muchos créditos están ligados a esta tasa, hay preocupación por el aumento entre los deudores. El indicador mensual de la actividad económica costarricense (una aproximación a la evolución mensual de la producción) ya muestra signos de estancamiento.
Las exportaciones, cuyo principal receptor es E.U., crecieron apenas 1 por ciento en los primeros ocho meses del año.
PATRICIA LEITÓN
LA NACIÓN (COSTA RICA)

Publicado en Portafolio.com